Blog de Alfredo20032

Comentarios, desde la izquierda, de la actualidad política y social, con referencias esporádicas a otros temas más o menos relacionados.




28 enero 2016

Majadahonda, laboratorio político

En el pleno municipal del Ayuntamiento de Majadahonda del 26 de enero, se aprobó una moción conjunta firmada por los cinco grupos de la oposición en la que se reprobaba la actuación del del PP que gobierna en minoría desde las últimas elecciones municipales. 

Las últimas elecciones municipales conformaron en Majadahonda una corporación en la que, por primera vez en veinticinco años, el PP perdía la mayoría absoluta. El resultado electoral fue de 11 concejales para el PP y 14 para la oposición, repartida en cinco grupos. Esta composición permitía teóricamente formar un gobierno encabezado por Cs, opción mayoritaria de la oposición con 6 concejales, apoyado por los otros cuatro partidos. Se hicieron gestiones en este sentido antes de la formación de la corporación pero Cs no se atrevió, o no le dejaron, y volvió a salir el PP como lista más votada, el procedimiento que más le gusta a M. Rajoy.

Ciudadanos intentó al principio un semi-acuerdo con el PP y pacto participar como observador, con voz pero sin voto, en la comisión de gobierno. Pronto se dieron cuenta de que esa posición les hacía cómplices del gobierno sin permitirle ninguna influencia y abandonaron la comisión de gobierno. En los siete meses transcurridos, el PP ha seguido funcionando como si el Ayuntamiento siguiera siendo su propio cortijo, hasta que en diciembre presentó unos presupuestos, de forma precipitada  y sin negociar con la oposición, que fueron rechazados. Este hecho, junto con la poca diligencia del gobierno en cumplir las mociones presentadas y aprobadas con los votos de la oposición, ha llevado a la presentación de la declaración actual que, en síntesis, muestra una tarjeta amarilla de aviso, que puede ser un preludio para la tarjeta roja de una moción de censura.

Majadahonda puede actuar como laboratorio político de lo que podría pasar en España si, finalmente, se constituyera un gobierno minoritario del PP, apoyado, o al menos consentido, por Cs y PSOE. El PP seguiría gobernando como hasta ahora admitiendo en todo caso algunos cambios legislativos. Por otro lado, dado que la investidura del presidente de gobierno puede hacerse por mayoría simple, pero la moción de censura necesita un candidato alternativo y mayoría absoluta (art. 113.1 de la Constitución), en un parlamento con la composición del actual, se necesitaría para aprobarla el apoyo simultaneo de PSOE, Cs y Podemos o de PSOE, Podemos y los nacionalistas catalanes, con lo que, teniendo en cuenta las dificultades de un acuerdo de estas características, el próximo presidente del gobierno estará prácticamente blindado.

Tras la renuncia de M. Rajoy a aceptar la propuesta de presentarse a la investidura y el descubrimiento de una nueva trama de corrupción del PP en Valencia, las posibilidades de M. Rajoy de aceptar una segunda propuesta, son muy escasas  por lo que llega la oportunidad de Pedro Sánchez que necesitará el apoyo, activo de uno y pasivo del otro, de Podemos y Cs. Las dificultades que tienen cualquiera de estas dos opciones están siendo debatidas de forma insistente por todos los medios de comunicación, por lo que son suficientemente conocidas.

Esperemos que finalmente sea posible tener un gobierno progresista, presidido por Pedro Sánchez que permita que España pueda salir de la lamentable situación en que le ha dejado el último gobierno del PP.

ENCUESTA
_________________________________________________________________
He incluido una pequeña encuesta en el margen derecho, con objeto de pulsar vuestra opinión sobre la formación del nuevo gobierno.
Además de los pactos posibles, he añadido la opción de gobierno técnico, que empieza a ser considerada en algunos ámbitos.
_________________________________________________________________

24 enero 2016

El mensaje del electorado

Una vez resueltos, con mucho más ruido del necesario, los asuntos organizativos relativos a la constitución de las cámaras parlamentarias, llega el momento de interpretar el mensaje que los ciudadanos han mandado como consecuencia de las elecciones del 20D y formar  el gobierno que se desprende de este mensaje.

Si en otras ocasiones el mensaje del electorado era muy claro; en 2004, tras la guerra de Irak y el atentado del 11M, el mensaje fue de apoyo a un gobierno socialista, mientras que en 2011, los errores de Zapatero en la forma de afrontar la crisis de 2010 tuvieron como consecuencia un mensaje favorable al PP; en esta ocasión el electorado ha lanzado un mensaje dividido por lo que cualquier interpretación es a la vez válida y parcial, pues es casi imposible representar a la mayoría del electorado y habrá que conformarse con un gobierno que represente solo a una minoría significativa de los electores mientras una segunda minoría se limitaría a un apoyo pasivo, mediante la abstención en la investidura del nuevo presidente del gobierno.

Las previsiones anteriores a la ronda de contactos con El Rey, daban tres posibles escenarios:
  • Gobierno del PP con la abstención del PSOE y Cs.
  • Gobierno del PSOE con el apoyo de Podemos y la abstención de Cs.
  • Gobierno del PSOE con el apoyo de Cs y la abstención de Podemos.
Un gobierno socialista apoyado simultáneamente por Cs y Podemos parecía imposible y la cuarta opción, gobierno socialista apoyado por Podemos, IU y algunos partidos nacionalistas, con PP y Cs en la oposición, da una posible mayoría muy justa e inestable.

La primera opción ha tropezado con la firme voluntad de los socialistas de no apoyar de forma activa ni pasiva al PP. La segunda se enfrentaba en las reticencias de Cs a apoyar un gobierno que fuera apoyado por Podemos y en su negativa a apoyar con un voto positivo al PSOE. Podemos seguía en campaña electoral y, aunque iba matizando sus lineas rojas, lo hacía manteniendo un lenguaje agresivo hacia el PSOE que no facilita ninguna acuerdo. La tercera opción ha sido, hasta ahora,  solo teórica, pues Cs nunca ha admitido que podría dar un voto afirmativo al PSOE.

Pedro Sanchez por su parte ha controlado bien los tiempos mientras que sus feudales barones siguen sin entender que su papel es estar calladitos y no entorpecer el proceso. 

La primera ronda de conversaciones con el Rey ha devuelto el espectaculo a las negociaciones propiciado por el escenógrafo habitual, Pablo Iglesias, que no pierde ocasión de dar la nota, sin que parezca ser consciente de que el numerito que montó con los grupos parlamentarios, se ha cerrado sin ningún resultado positivo para él y con la ruptura de una de sus confluencias.

Después de su entrevista con el Rey, montó una rueda de prensa acompañado de algunos colaboradores, y emprendió una espectacular huida hacia adelante, proponiendo no un apoyo de investidura sino uno de legislatura en el que él sería vicepresidente y sus acompañantes miembros del gobierno con carteras ya asignadas, incluyendo una nueva de plurinacionalidades, todo esto acompañado de descalificaciones a Pedro Sanchez y al PSOE. Una vez más prima la política espectaculo, frente a la de plantear una negociación abierta y sincera. El mismo hecho de plantear su posición primero al Rey y luego a la prensa, revela una falta de maneras democráticas inconcebible, por no hablar de como se apunta al puesto de vicepresidente quien decía hace pocos días que ellos no hablaban de sillones. Puede que propongan sentar al vicepresidente en una banqueta.

Al inesperado órdago a la grande de P. Iglesias Pedro Sánchez le respondió, con tranquilidad, que el lleva pares y juego y le convocó para hablar del asunto, empezando por las políticas sociales que es urgente empezar a aplicar.

El tercer jugador de la partida, M. Rajoy, lanzó otro órdago, esta vez a la chica, renunciando a presentarse a la investidura inmediatamente, pero reservándose el derecho a hacerlo más tarde. Probablemente pretendía que el Rey le encargase la investidura a Pedro Sanchez y que empezara a correr el tiempo.

Pero el Rey también juega y no cayó en la trampa, así que se dio mus y comunicó al presidente del parlamento que iniciaría una nueva ronda de contactos. Buena jugada de Felipe VI.

Empieza ahora la siguiente mano de la partida, en ella que se verá, en primer lugar, cuanto hay de farol y cuanto de deseo de pacto, en la oferta de Pablo Iglesias, que tal y como se ha planteado, es totalmente inaceptable para el PSOE y aleja la posibilidad de que Cs se abstenga.

Pablo Iglesias puede volver a cometer el error de soberbia que supone no tener en cuenta que hay otros actores como Cs que intervino, por ejemplo, en la constitución de la mesa y contribuyo a desmontar el intento de chantaje político de P. Iglesias.

¿Que pasaría si Cs ofreciese apoyar al PSOE si renuncia a una coalición con Podemos? ¿Votaría en contra Podemos, junto con el PP, de una acuerdo de esas características?

Y si el PP, como sugería el Pais, que no se resigna a no intervenir, ayer mismo, renuncia a M. Rajoy y presenta otro candidato ¿Que haría Cs? y ¿Que harían los indómitos barones socialista en esta circunstancia?

Queda mucha partida todavía y lo sensato es jugar piedra a piedra, no a base de órdagos.



18 enero 2016

Marejadilla en el Congreso

El termino "marejadilla", casi siempre en el cantábrico, se utilizaba frecuentemente en  los partes meteorológicos radiofónicos de los años anteriores a la TV.

La marejadilla describe un movimiento de olas inferiores a medio metro de altura, que, en definitiva, es solo una perturbación de menor importancia.

He utilizado este término viendo el conflicto, a todas luces exagerado, que está teniendo lugar en el parlamento español por temas relativos a la formación de las mesas y los grupos parlamentarios. Lo que no es más que una marejadilla con importancia limitada, se intenta convertir en una gran tormenta de consecuencias catastróficas.

La constitución del parlamento requiere para su funcionamiento, la formación de sus órganos de trabajo que, sin quitarles importancia, no tienen mayor trascendencia política. La excesiva exageración del conflicto responde a otros problemas de fondo:
  • El convencimiento, cada vez más evidente en el PP, de las dificultades que tienen para formar otra vez gobierno.
  • El tacticismo y la demagogia de Podemos, que sigue en campaña electoral y parece querer justificar unas nuevas elecciones en la creencia de que  obtendrían mejor resultado.
  • La falta de lealtad de algunos dirigentes regionales del PSOE que aprovechan cualquier circunstancia para disparar contra nuestro Secretario General.
  • El gusto por el escándalo que tienen algunos medios de comunicación audiovisual
Los nueve miembros elegidos para la mesa del Congreso son diputados de los cuatro partidos más votados. El PSOE ha obtenido la presidencia gracias al apoyo de Cs que, a su vez, se ha garantizado tener dos miembros en la mesa gracias al apoyo del  PSOE. Este pacto, ha privado al PP de la presidencia y le ha obligado a tenerse que conformar con una vicepresidencia, aunque, como fuerza más votada, ha mantenido tres miembros en  la mesa, frente a dos de cada uno de lo demas grupos. El pacto con Podemos no ha sido posible por la inexperencia y soberbia de este  de este grupo que ha intentado hacer un chantaje político para jugar con ventaja en el congreso disponiendo de cuatro grupos parlamentarios.

En el Senado, Podemos se ha quedado fuera de la mesa debido a que no tenía senadores suficientes para conseguir un puesto por si mismo y a su poca capacidad de negociación. Esta situación ha facilitado que vuelva a cumplirse la tradición socialista de ceder un puesto en la mesa a un grupo nacionalista, en este caso al PNV.

En consecuencia, los pactos para la formación de las mesas se han hecho respetando las normas, con criterios similares a los de otras legislaturas y sin mezclar otros asuntos como la investidura, que son de un ámbito de mayor trascendencia.

La constitución de los grupos parlamentarios ha sido también pretexto para el catastrofismo, por la pretensión de Podemos en primer lugar, de tener cuatro grupos parlamentarios, incumpliendo la modificación reglamentaria que se hizo en 1982 para evitar esa situación. Con argumentos parecidos podría pedir grupo parlamentario el PP en Asturias, donde se presentó  con el Foro, o en Navarra, que lo hizo con UPN,  o el PSOE en Canarias, que se presentó con Nueva Canarias. La visualización que quieren los aliados de Podemos puede tener otras soluciones sin necesidad de chantajes y, sobre todo, sin condicionarlos a acuerdos de investidura, que tienen un valor muy superior.

El otro tema polémico ha sido la cesión temporal de senadores socialistas a los grupos nacionalistas catalanes, para que pudieran constituir grupo parlamentario. No sorprende la oposición del PP, que aunque no han puesto ninguna pega a facilitárselo en el Congreso, su fijación por "batasunizar" a los nacionalistas catalanes, negandoles el pan y la sal, es sobradamente conocida. Distinta es la posición victimista de Podemos, que prefiere, una vez más, la demagogia, que tender un puente a los nacionalistas catalanes de los que, dicen defender su supuesto derecho a decidir.

Pero lo que más daño nos hace a los socialistas, son los incalificables comentarios de algunos dirigentes regionales socialistas, que no pierden ocasión para atacar a P. Sánchez, aunque sea con el coste de hacerse pasar por bobos. Compañero extremeño, si realmente no entiendes estas cosas, algunos otros empezamos a no comprender cómo alguien tan torpe ha llegado a ser presidente de una Comunidad Autónoma.

14 enero 2016

¿Pre-Independencia de Catalunya?

El pasado 13 de enero se votó, apurando al máximo los límites legales, la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Después de una larga y compleja negociación que acabó de forma sorprendente con un acuerdo muy especial entre JxS y la CUP, el escenario catalán vuelve a situarse donde estaba el 27 de septiembre, en manos de un gobierno nacionalista que se propone, al menos nominalmente, la desconexión con España.

El complicado desarrollo de todo el proceso de investidura tiene como resultado un gobierno mucho más débil que el que podría suponerse hace unos meses. El desgaste sufrido tanto por Convergencia, que ha tenido que ofrecer la cabeza de su presidente y proponer un nuevo dirigente hasta ahora desconocido, como por la CUP, que ha firmado un acuerdo que le ata de pies y manos para hacer política, son las causas de esta debilidad. Por encima de  cualquier consideración ideológica, para la CUP, la desaparición de Artur Mas y la continuación del proceso de independencia, parecen justificar cualquier acuerdo.

Si, como el nuevo president ha indicado, se empiezan a desarrollar los acuerdos del 16 de noviembre que fueron anulados por el Tribunal Constitucional, el gobierno de España, sea el actual en funciones o el que se nombre finalmente, no tendrá más remedio que aplicar la Ley y suspender los nuevos acuerdos que puedan adoptarse.

En consecuencia, corresponde a Carles Puigdemont, nuevo presidente catalán, dar el siguiente paso para seguir tensando la cuerda, tomando inmediatamente decisiones que serán suspendidas o, por el contrario, aplicar la prudencia e intentar dialogar con el nuevo gobierno de España antes de continuar con el proceso de "pre-independencia".

Tanto con decisiones suspendidas por el TC como sin ellas, el dialogo político entre Catalunya y España es imprescindible.

El dialogo con Catalunya es una razón más para que Pedro Sánchez sea elegido presidente del gobierno pues el PP de Mariano Rajoy ha demostrado durante estos cuatro años su incapacidad para dialogar con la Generalitat.

El contenido del debate de investidura de C. Puigdemont permite sacar algunas conclusiones de interés sobre el desarrollo del llamado process, en relación a las posiciones que han adoptado cada uno de los grupos políticos representados en el parlament.

En primer lugar tenemos la posición de JxS, que incluye  a CDC y Esquerra, de apoyo incondicional, aunque hay que hacer notar que Esquerra Republicana no intervino en el debate, podría haber compartido la intervención de JxS pero prefirió mantenerse en un discreto segundo plano.

En cuanto a la CUP se limitó a dar el apoyo mínimo indispensable, ocho votos y dos abstenciones, y aprovechó su intervención para matizar su interpretación del acuerdo con JxS en el sentido de que no es tan incondicional como parece y podría romperse si JxS no cumple sus compromisos.

Entre los partidos contrarios al acuerdo están, en primer lugar, las posiciones de la derecha, PP y Cs, totalmente opuestas a él sin ningún tipo de concesión, incluso con amenazas en el caso del PP, a cuyo representante le gusta ser el más duro al "oeste del Pecos".

La posición de la izquierda, también contraria de forma contundente al proces de desconexión, fue mucho más matizada. El PSC ofreció dialogo, negociación y posible apoyo en los temas sociales del acuerdo y volvió a ofrecer la posición socialista de cambiar la constitución en un sentido federal que permita el encaje cómodo de Catalunya en España. Catalunya Si que es Pot (CSqP), por su parte, también votó en contra de la investidura y mantuvo su posición favorable a un referéndum, pero matizando que se refieren a un referéndum legal, que requiere cambio constitucional, y reflexionando sobre el largo tiempo que ha tenido que esperar Escocia para hacer su referéndum. Esta posición indica que admiten que el proceso de convocatoria de este supuesto referéndum, solo puede plantearse de forma legal y a largo plazo.

Las posiciones mantenidas en el Parlament pueden dar una pista sobre lo que puede pasar en el debate de investidura para presidente del gobierno de España.

Vuelve a ponerse de manifiesto las escasas posibilidades que tiene M. Rajoy para renovar como presidente del gobierno al tiempo que se disuelven los obstáculos para que Podemos apoye la candidatura de P. Sánchez. Si CSqP, que incluye a Podemos, IC y el grupo de Ada Colau, matiza y aplaza el supuesto referéndum, de la forma que lo hizo Lluis Rabell en el parlament, el obstáculo del referéndum queda muy debilitado.

Otra cosa sería que el comportamiento errático y soberbio de Podemos y su líder máximo P. Iglesias, impida el acuerdo por razones tácticas, si considera que le convienen unas nuevas elecciones o se rebota por temas menores como el que ha tenido en el tema de la composición de las mesas del parlamento, en el que ha lanzado un discurso incendiario contra el PSOE porque no le ha salido su inadmisible intento de chantaje institucional, que tenía la intención de jugar con ventaja y disponer de cuatro grupos parlamentarios. Debe ser a esto a lo que llaman nueva política.

Esta forma de negociar la composición de las mesas parlamentarias revela un exceso de soberbia e inmadurez que hay que esperar que se les cure con el tiempo.


06 enero 2016

Apartemos las piedras del camino

Una piedra en el camino 
me enseñó que mi destino 
era rodar y rodar
 rodar y rodar. 
También me dijo un arriero
que no hay que llegar primero
pero hay que saber llegar.


Esta estrofa de una vieja canción ranchera puede ser un símbolo del escenario político surgido en España después del 20D.

La contradicción básica existente después de las elecciones, no es entre nuevo y viejo ni entre bipartidismo y multipartidismo, la contradicción básica es, la más que conocida, entre izquierda y derecha.

Los resultados del 20D han sido, en términos de votos, una victoria de la izquierda, pues los votos de Podemos, PSOE e IU suman mas que los del PP y Ciudadanos. La incapacidad para enfrentarse eficazmente a la crisis, y otros asuntos de mala gestión y corrupción de los partidos clásicos, ocurridos en las dos últimas legislaturas, han propiciado el surgimiento de de dos partidos nuevos, uno en la derecha y otro en la izquierda.

Aunque los comportamientos y los errores del PP y del PSOE hayan sido muy diferentes, la percepción ciudadana es que los dos han fracasado y eso es lo que determina el fuerte apoyo que han tenido los nuevos partidos, además de que todavía están "vírgenes"  en asuntos de gobierno y cabe, al menos teóricamente, la duda de que su comportamiento sea distinto.

La derecha, PP y Cs, y sus aliados económicos y políticos intentan "salvar los muebles" llamando al PSOE a la responsabilidad para que forme parte de una gran coalición, con el doble beneficio para ellos de que Rajoy siga gobernando y, como rédito añadido, que el PSOE pierda credibilidad. 

El pacto por la izquierda tiene muchas más posibilidades de exito, pero requiere retirar algunas piedras que hay en el  camino.

El obstaculo más importante para no pactar es la discrepancia existente entre el PSOE y Podemos en relación con el estatus de Catalunya dentro del Estado Español. El PSOE defiende un esquema federal facilitado por un cambio constitucional previo, mientras que Podemos mantiene la opción del referéndum, asociado también, según las últimas declaraciones, a una reforma constitucional, que regulase la decisión sobre posibles procesos de autodeterminación en todo el Estado. Me limito aquí a dejar constancia de la discrepancia pues las justificaciones de una y otra posición se han hecho repetidamente.

No parece muy complicado, si hay voluntad política para ello, apartar esta piedra del camino, admitiendo, por ejemplo, que cada partido mantenga sus posiciones mientras que el programa conjunto se limite al compromiso de abrir la ponencia constitucional y, en ese momento, que tanto PSOE como Podemos y el resto de partidos del arco parlamentario, tengan la oportunidad de defender sus posiciones y buscar un consenso, que no parece fácil, pero tampoco más complicado que la redacción de la constitución de 1978.

Viendo las dificultades que tienen los propios independentistas catalanes para sacar a delante su "proceso de desconexión" con la casi segura convocatoria de unas nuevas elecciones y teniendo en cuenta que estos mismos independentistas, hace ya tiempo que han pasado la página del referéndum, no se entiende la urgencia de incluir ese asunto en la primera línea de un posible pacto.

Tampoco es una buena estrategia para pactar que sectores, tanto del PSOE como de Podemos intenten humillar a la otra parte presionándola para que renuncie a planteamiento políticos de los que están profundamente convencidos.

No es fácil, pero tampoco imposible, encontrar una formula que aparte esta piedra del camino del pacto, siempre que haya voluntad política para ello.

En el PSOE, el clamor por un pacto de izquierdas es creciente en las bases y las maniobras palaciegas de los llamados barones, se están quedando en minoría pesar del revuelo mediático que organizan con unos medios que tampoco parecen muy interesados en que se llegue a un acuerdo.

Si en Podemos prevalecen los aspectos tácticos  y se inclinan por mantener sus lineas rojas-piedras en el camino- para justificar que no haya pacto, el acuerdo será imposible, si por el contrario, se da prioridad real  al pacto, sería factible un acercamiento con el PSOE. Aunque no es facil saber más allá de las declaraciones de P. Iglesias, siempre genéricas, y las opiniones de los medios, cuales son las corrientes de opinión que se dan en Podemos y sus aliados, es lógico pensar que haya división, del mismo modo que surgió un empate en la CUP en relación con el apoyo a Más en Catalunya. Los partidos asamblearios son todavía más imprevisible que los tradicionales.

Algunos medios, los mismos que promueven una gran coalición, publican análisis interesados sobre el beneficio electoral que obtendría Podemos si se convocasen nuevas elecciones. Estos análisis son totalmente especulativos, en una situación política tan fluida como la actual puede pasar cualquier cosa aunque, dado que el tiempo entre ambas elecciones sería muy corto, es muy posible que el resultado final fuera muy parecido al del 20D.

Los resultados electorales ofrecen una posibilidad real de cerrar el paso a otro gobierno del PP presidido por Rajoy, sería una irresponsabilidad por parte del PSOE y de Podemos que no se hiciesen todos los esfuerzos para aprovecharla.

Volviendo a la ranchera que ilustra este trabajo, tampoco hay que despreciar el consejo del arriero: "hay que saber llegar" y para ello es necesario tomarse el tiempo necesario. La estrategia de P.Sanchez de dejar que el PP haga  las gestiones que considere necesarias, antes de empezar a dar pasos en firme, es totalmente adecuada. Hay que dejar que baje el soufflé, que desaparezca la espuma de las proclamas electorales, de las líneas rojas y de las posiciones intransigentes y empiece a hablarse de las realidades políticas, sociales y económicas de España y de la búsqueda de soluciones a las mismas, apurando al máximo los limites de la realidad.


02 enero 2016

Carta abierta a Pedro Sanchez

Carta abierta a mi S.G. Pedro Sanchez Castejón

Querido Pedro:


En respuesta a tu felicitación del nuevo año quiero transmitirte también mis mejores deseos para 2016 tanto en lo personal como en lo político.

En el aspecto político mis deseos son, como creo que los de la inmensa mayoría de los socialistas, que alcances, que alcancemos, un pacto para que finalmente seas proclamado presidente del próximo gobierno sin necesidad de nuevas elecciones.

No cabe ninguna duda de que nuestros resultados electorales no han sido buenos, como tampoco lo fueron los municipales y autonómicos y ello no ha sido obstaculo para que los socialistas hayamos recuperado mucho poder institucional en Ayuntamientos y CC.AA.

Desde la eclosión de los nuevos partidos emergentes, Podemos  y Ciudadanos,  el escenario político ha cambiado y las comparaciones lineales con resultados anteriores no deben hacerse sin tener en cuenta que no es lo mismo unas elecciones con dos partidos principales, que con cuatro.

Todos sabemos que desde el 12 de Mayo de 2010, cuando el presidente Zapatero anunció las "duras medidas, sacrificios y esfuerzo importante" impuestas por la Comisión Europea, el coste político estaba asegurado y de aquelos polvos vienen estos lodos. La frase final de  Zapatero “cueste lo que cueste” fue profética y todavía estamos pagando esa factura.

La respuesta que Zapatero dio a la crisis y la todavía mucho mas dura de Rajoy en estos últimos años, ha propiciado la aparición de nuevos partidos y la reacción de la ciudadanía apoyandolos como protesta por las políticas de recortes  del PSOE y del PP.

No tiene sentido hacerte a ti responsable de esta situación y utilizarla como  ariete dentro de una maniobra de los poderes económicos y los medios de comunicación, sorprendentemente, apoyada por algunos dirigentes territoriales en una maniobra palaciega para desplazarte de la secretaría general y de la candidatura a la presidencia del gobierno.

Querido Pedro, en los meses que llevas como S.G. has ido aprendiendo el difícil oficio de dirigente político, con errores y aciertos, pero con una línea ascendente clara que ha culminado en una excelente campaña electoral que  ha conseguido  hacer callar a los que te deban por políticamente muerto durante la misma.

Ahora estás haciendo lo que tienes que hacer, poner en valor la mayoría de izquierdas obtenida en las elecciones del 20 de diciembre intentando alcanzar un acuerdo otras fuerzas de izquierdas, acuerdo que hay que intentar hasta el final, por difícil que sea conseguirlo.

Termino deseándote animo en este empeño que es el de la mayoría de los votantes y militantes socialistas, para que 2016 sea el año año en que empiece la recuperación política, social y económica de España.